Monterrey Live
Art is not a luxury, but a necessity.

Allison regala un ‘para siempre’ a Monterrey

0 30

Publicidad

Una intensa noche es la que regaló Allison a sus fans prometiéndoles un «Para Siempre» en sus corazones.

Dieciséis años de música y mucha intensidad fueron recorridos la noche del sábado en el Auditorio Río 70 con Allison.

La agrupación regaló a sus fans regiomontanos una noche de recuerdos con canciones de todos sus discos demostrando con ello la evolución que han tenido como banda.

La intensa noche comenzó con temas como “Dualidad”, “Matar o Morir”, “Algo que Decir”, entre otros, acrecentando una a una la emoción de los presentes.

Foto: Mel Garza Fuentes

En todo momento, la interacción se hizo presente, y es que desde sus inicios los integrantes han demostrado ser muy apegados con el público que los apoya, haciendo ese lazo fan-ídolo cada vez más fuerte.

Un breve momento acústico llegó a la noche, poniendo la canción “Baby Please” sobre el escenario y encendiendo la melancolía al cien, pero si de melancolía y romanticismo se trató, el tema «Aquí» se lo llevó todo logrando que todos los asistentes alzaran la lámpara de su celular para simular estrellas dentro del recinto.

Foto: Mel Garza Fuentes

De pronto, de golpe, comenzaron a llegar los más grandes éxitos de la agrupación que los lanzaron a lo alto en sus inicios. Primero «Me cambió» puso a todos a brincar frente al escenario con una energía imparable. luego «Frágil» desató gritos, pues es casi un himno de Allison, y bajeo inicial puso los gritos al por mayor.

Durante este icónico tema, la banda pidió a todo el público presente acercarse cad vez más al escenario para hacer de este momento algo único, y así dar fin al esperado encuentro con «Memorama», entre cantos, gritos y brincos.

Foto: Mel Garza Fuentes
Foto: Mel Garza Fuentes

No cabe duda que la presencia de Allison en Monterrey sigue poniendo a todos de cabeza con una energía que nadie puede calmar, haciendo del show una noche sin igual.

Foto: Mel Garza Fuentes
Comentarios
Loading...