Monterrey Live Music

The Alchemist’s Euphoria: la definición de «El show debe de continuar».

Kasabian, The Alchemist’s Euphoria, un álbum lleno de altibajos que revive el pasado de la banda.

Calificación: 8.3/10

kasabian the alchemist euphoria

Sergio Pizzorno y compañía tuvieron una etapa complicada antes de la salida de su 7ma placa de estudio «For Crying Out Loud» (2017). Fue un disco regular (tirando a malito) y con rolitas demasiado repetitivas, y la polémica de su ex vocalista, Tom Meighan, que terminó con su salida. Ahora toca ver si el camino se ha arreglado o siguen igual, veremos lo bueno, lo malo y nuestras conclusiones de «The Alchemist’s Euphoria».

Lo bueno:

Con una duración de 38:11 minutos y 12 canciones, el disco es un experimento que junta su música pasada, sonidos más alternativos e incluso algún que otro toque post punk revival, lo cual tiene dos vertientes y aquí hablaremos de la buena.

Muy pocas bandas pueden presumir de sonar bastante bien con sonidos que no son tan apegados al mismo, y Kasabian siempre había experimentado pero en este disco lo hicieron mucho más evidente y rolas como «ROCKET FUEL», «T.U.E (The Ultraview Effect)» y «STARGAZR» se llevan las palmas.

Por otro lado, si queremos hablar de su «pasado», podemos recordarlo con canciones como «SCRIPTVRE», «STRICTLY OLD SKOOL» y «ALYGATYR», que suenan a una variante de lo mostrado en sus discos lanzados en 2014 y 2017.

Lo malo:

Las baladas tienen que ser demasiado buenas para no sonar como algo fuera del ambiente musical propuesto en el disco, pero aquí sí que saltan exageradamente mucho, tanto que «The Wall», «CHEMICALS» y «LETTING GO» desentonan sobre la experimentación y nostalgia pasada.

«ALCHEMIST» y sus dos interludios, «æ Space» y «æ Sea», ni vienen, ni van, ni sobresalen y tampoco aportan, son solo un par de espacios llenadores para poder asimilar la música (o eso creo) y eso les resta algo se puntaje.

Conclusiones:

Tuvieron que pasar 5 años y la salida de su vocalista principal para que la banda comenzara con nueva música e implementara muchos más elementos a su guantera y, si somos honestos, les salió bastante bien la jugada.

Pizzorno siempre derrochó carisma y lo mantiene como el nuevo Frontman, la música sigue siendo demasiado buena y, aunque este disco se podría considerar como una muestra de querer salir adelante, queda claro que tienen varios aspectos que mejorar y darles coherencia. Quizá en su próximo álbum puedan sacar un 9 o sobrepasar a sus míticos «Kasabian/Velociraptor».

Te puede interesar: Conoce las facetas de Jack White en sus más recientes lanzamientos.

Comentarios

0 comments