Joaquín Sabina cautivó a Monterrey con sus “500 noches para una Crisis”

0 37

Publicidad

El concierto de Joaquín Sabina en Monterrey bien podría ser descrito como una noche bohemia entre amigos.

En la Arena Monterrey se presentó el día de hoy como parte de su gira “500 Noches para una Crisis” ante 9,000 cifra oficial, con un público diverso compuesto desde niños hasta gente que lo ha seguido desde sus inicios. Abriendo con “Ahora Que” comenzó la noche, en un escenario sencillo con un telón color rojo con una pantalla en medio. Sabina y sus músicos cautivaron a todos los presentes desde el primer momento, y continuaron con “19 Días y 500 Noches.”

Le siguieron canciones como “Barbie Superstar,” “La Magdalena,” y “Donde Habita el Olvido.” En un momento en que hizo una pausa, habló con el público quien no dejaba de ovacionarlo. En la gira pasada se brincó las ciudades de Monterrey, Guadalajara, y el Distrito Federal, pero para esta gira se aseguró de incluirlas ya que dice que extrañaba a su público. Bromeando como siempre, con su ya característica forma de hablar, y su forma de ser tan sencilla, platicó un poco de su vida, de los momentos importantes, de lo que hace cuando no escribe, y mencionó que las pinturas que estaban de fondo en las canciones fueron hechas por él.

Continuó la noche con su música, y con “Viridiana” varias personas se pararon a bailar. Salió del escenario para que su guitarrista interpretara “Rubia Platino”, y regresó con un cambio de vestuario un poco más informal. Cantó “Más de Cien Mentiras” y aprovechó para presentar a sus músicos, que muchos de ellos lo han acompañado por años… “han estado conmigo más que mis novias,” bromeó el cantante. Se acercaba la mitad del concierto y llegó una de las canciones más esperadas, “Y nos dieron las 10,” con la cual todos se pararon a cantar.

Hubo una pequeña pausa tras la cual volvieron al escenario sus músicos para interpretar “Conductores Suicidas,” y “Noches Perdidas.” Regresó Joaquín finalmente para cantar “Y sin embargo,” con la cual el público lo ovacionó de pié, “Por el Boulevard,” y “Princesa.”

La noche seguía, nadie quería que terminara, y continuó la fiesta de música y poesía con “Tan Joven y tan Viejo,” “Contigo,” y “Pastillas para no Soñar.” Para cerrar interpretó “Buenos Borrachos,” y así terminó esta noche mágica llena de nostalgia.

Comentarios
Loading...