Arma fiesta Café Tacvba en Monterrey por su 25 aniversario

0 64

Publicidad

La banda capitalina Café Tacvba prendió a los regios durante el concierto que ofreció anoche en el Auditorio Banamex.

Reseña: Melisa Garza @MelGarzaFuentes / Foto: Alvarrock García @Alvarrock_GM

El peculiar desfile de géneros que trae consigo la “Chilanga Banda” se hizo presente durante las más de 2 horas de su presentación, pues en honor a los 20 años de su ya muy reconocido álbum, interpretaron todas y cada una de las canciones contenidas, las cuales constaron de algunos arreglos por parte de músicos invitados.

La cita fue en el Auditorio Banamex a las 9 horas, y fue 15 minutos después que Café Tacvba pisó el escenario para abrir la noche con “El aparato” durante la cual, un peculiar saco rojo con luces que parpadeaban acompañó a Rubén con los autóctonos y electrónicos sonidos de este primer tema de la noche.

El famoso delantal rojo que protagoniza el video de “Ingrata”, fue portado por su intérprete para darle vida a dicha canción, que logró una total entrega por parte del público. Las primeras palabras de la noche hacia los seguidores vinieron después de la canción, además de anunciar que “Re” sería totalmente tocado debido a su festejo, el cual fue celebrado con la dedicación de “Las mañanitas” por parte del público a la banda.

Se abrió paso al enérgico rock con “El ciclón” y “El borrego”, logrando un fuerte meneo de manos y un total éxtasis del público. Después la noche pasó a la calma con la delicada interpretación de “Esa noche”: “¡¿Qué hay de malo con la soledad?!”, expresó Albarrán desatando los gritos del enamorado público.

Con el grito: “¡Tiren esos relojes, quemen sus calendarios!”, se dio paso a “24 horas”, seguida de “Ixtepec”, para que después los cuatro músicos portaran populares cascos mineros e interpretar “Trópico de cáncer”.
Al haber terminado “El metro”, Café Tacvba desapareció por unos minutos para después regresar ataviados de coloridos trajes y sombreros norteños e interpretar “El fin de la infancia”, desatando emocionados saltos por parte de los asistentes.

“Madrugal”, el corto bolero, también estuvo presente, y posteriormente el escenario se tiñó de verde para que Meme interpretara los temas “Pez” y “Verde” con su ya conocida mezcla, todo acompañado de luces tridimensionales que bañaban a todo el público.

“¡Muchachos, recuerden que tienen caderas, es hora de moverlas!”, gritó Rubén y el baile volvió a invadir a todos con la llegada de “La negrita” y “El Tlatoani del Barrio”. Después llegó la hora de tocar uno de los emblemas de la banda, aquel que se ha convertido en un clásico sin lugar a dudas: “Las Flores”, y llenó de alegría, energía y pasión a todos los presentes.

La emoción llegó a flote al término de este tema, pues Albarrán se encargó de dedicar unos minutos al ya polémico suceso de Ayotzinapa, e invitó al público a “mandar buenas vibras a quienes más lo necesitan”, y mencionó: “No basta con aplaudir en un concierto, lo que en realidad necesitamos hacer es terminar con este sistema opresor”, lo que llegó hasta los corazones de los presentes, quienes comenzaron a contar hasta el número 43 fuertemente, en honor a los desaparecidos.

“La Pinta” fue otra de las canciones que prendieron notablemente al público con su poderoso rock; y fue después de ésta que se desató un total arrebato, pues al ser tocadas las canciones en el orden del disco, ya todos conocían la siguiente canción: “El baile y el salón”, y esto hizo el que el simbólico coro se comenzara a cantar a capela por los fanáticos.

“El puñal y el corazón” y “El balcón” se encargaron de cerrar el increíble viaje que ofrece “Re”, y con un “Muchas gracias” la banda bajó del escenario.

Después de dudar si regresarían o no, el feliz público aplaudió fuertemente el regreso del cuarteto al escenario, quienes arrancaron el pequeño último bloque con “Eres”, que con la voz de Meme hizo que el romanticismo abrazara el lugar. Después, Albarrán salió a preguntar lo que querían escuchar esa noche, y la primera complacencia fue “Como te Extraño mi amor”, seguida de la total locura de “Las persianas”, que con intensos brincos hizo retumbar el lugar.

“Chilanga Banda”, “Olita del altamar” y “María” también deleitaron a todos los presentes; y después de un “abrazo colectivo” solicitado por el músico, “Chica banda” desató la euforia en el recinto haciendo bailotear a chicos y grandes, para después llegar al fin de la noche con “Déjate caer”, que había sido pedida a gritos, y en la cual se pudo apreciar una singular coreografía por parte de la banda para cerrar el magnífico show.

Fue así que entre la especial voz y locuras de Rubén, los peculiares bailes de Meme y las rockeras notas de Joselo y Quique, culminó una noche llena de magia y recuerdos, sin duda alguna, pues fue uno de los conciertos más significativos de la banda, el cual, miles de regiomontanos pudieron disfrutar para pasar a ser parte de este merecido festejo de Café Tacvba.

Comentarios
Loading...